Creo En La Educación

 

Quizás la primkids-of-all-ages-bannerera cualidad de un educador sea amar su profesión. Y para amar su profesión necesita creer en la educación.

 

Por eso, y porque con demasiada frecuencia tenemos que ser críticos frente a determinadas concepciones de la educación, debemos de vez en cuando reafirmar nuestra fe en la educación

 

Creo en la educación porque en esencia es la empresa de hacer hombres. De fabricar personas.

 

El ser humano es el único animal que nace incompleto. Nace incompleto biológicamente y socialmente y hay que completarlo.

 

Nace incompleto como ser humano, como persona. Y hay que completarlo. Hay que completar su libertad, su responsabilidad, y su inteligencia, tanto la práctica como la contemplativa.

 

Esto se lleva a cabo por la colaboración entre el educando que pone de su parte y los mayores que colaboran con él.

 

Esta es la empresa educativa, la más sublime de todas las que pueda emprender el ser humano.

 

“El hombre sólo puede llegar a ser hombre por la educación. El no es más que lo que la educación hace de él” (Kant, Ueber Paedagogik,266)

 

Si mantenemos clara y firme esta concepción de la educación, no hay problema en admitir que la empresa educativa conlleva enormes e importantes consecuencias sociales y económicas.

 

No cabe duda seres humanos libres, responsables e inteligentes serán mejores ciudadanos, individuos más productivos, mejores demócratas, seres más comprensivos y más tolerantes. En definitiva,
En el periódico ABC de esta fecha leemos los siguientes titulares: Los jovenes con la formacion mas baja se quedarán fuera del mercado de trabajo en la próxima década.

 

La educación es por muchos motivos un mecanismo de cambio social y económico. La industria de la educación influye directamente sobre el desarrollo de los demás sectores productivos. Y están luego los valores no mercantiles: las personas educadas sabrán cuidar mejor de su salud, sabrán cuidar mejor a sus hijos, serán mejores consumidores, tendrán mejor estilo de vida, aprenderán a ahorrar, serán mejores profesionales, cumplirán las leyes de tránsito, serán solidarios, tendrán mayor armonía con la natraleza, generarán más bienestar para todos.

 

Lo formuló el mismo Kant: la educación es el bien del que proceden todos los bienes.

Copyright © 2017 Colegio Decroly . Todos Los Derechos Reservados